Añadir nuevo comentario

El reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes para realizar las actividades ilícitas de las pandillas es una de las peores formas de trabajo infantil invisibilizadas.

Pandillas o maras: nuevas modalidades de explotación de la niñez

La Oficina de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana, con el apoyo de la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe libre de trabajo infantil de la OIT, presentó el informe “Nuevas formas de trabajo infantil” en un evento especial organizado por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) en el Hotel Sheraton Presidente en San Salvador el día 24 de enero.

El informe consiste en la recolección bibliográfica de una de las realidades más sensibles en los países del Triángulo Norte, en este caso de El Salvador, con el objetivo de visibilizar el reclutamiento temprano de niños, niñas y adolescentes para realizar actividades ilícitas de las pandillas o maras.

Carmen Moreno, directora de la Oficina de la OIT, sostuvo que el estudio revela una realidad que es consecuencia de la violencia e inseguridad que sufren El Salvador y otros países de Centroamérica. Los niños, niñas y adolescentes captados por las pandillas son víctimas de las peores formas del trabajo infantil y no suelen estar reflejados en las estadísticas; por lo tanto, muchas veces son excluidos de las políticas de protección de la niñez y adolescencia.  En este marco, el estudio representa una oportunidad para impulsar el diseño de estrategias que incluyan a esta población en las políticas de prevención y erradicación del trabajo infantil.

Según el análisis, en El Salvador, el contexto económico y la situación de violencia impulsan la captación forzosa de personas menores de edad para cometer distintos tipos de delitos y mantener las estructuras y organizaciones internas de las pandillas, así como para asegurar su sobrevivencia. Esto ha llevado a reflexionar sobre el rol de la niñez dentro de las maras, no solo como organización delictiva sino como nueva modalidad de explotación laboral.

Esta práctica constituye parte de las peores formas de trabajo infantil, por vincular a niños, niñas y adolescentes con situaciones de trabajo forzoso, prostitución y esclavitud; dañando su salud, seguridad y moral. No obstante, el poder de las maras en algunos territorios es tal, que se les facilita reclutar cada vez más a personas menores de edad, en especial niños hombres y de zonas marginales urbanas.

En esta línea, para comprender mejor la realidad del trabajo infantil en las maras, el estudio inicia con una referencia al contexto de la niñez en el país, abordando las condiciones favorables y las dificultades para el desarrollo y cumplimiento de sus derechos. Luego, se describen las principales características de las pandillas y la situación de violencia en El Salvador. Seguidamente, se presenta el vínculo entre los niños, niñas y adolescentes y las pandillas.

Este documento describe también el proceso e interés de las pandillas en las personas menores de edad y relaciona su utilización según sexo y por su carácter de perpetuidad. Asimismo, el informe expone las consecuencias del trabajo infantil en las pandillas e identifica las limitaciones que tiene El Salvador para hacerle frente.

Una de las consideraciones que revela el informe es que el uso de niños, niñas y adolescentes en los grupos pandilleros va evolucionando con el tiempo, pues cuando la relación entre estos y la pandilla inicia, se les solicitan pequeños servicios como transportar droga o esconder un arma; luego, cuando logran ser adoctrinados y comparten una identidad, pueden designarles extorsiones o cobro de rentas -práctica utilizada para someter y fortalecer su poder en las zonas donde se encuentran- o ser enviados a cometer delitos muy graves.

Otra de las conclusiones del estudio es que, a pesar de la amplia bibliografía existente sobre las pandillas, esta no suele incluir el suficiente análisis sobre su vínculo y las formas de interacción con los niños, niñas y adolescentes. Por ello, la OIT hace énfasis en la urgencia de investigar y profundizar más en la problemática y mejorar el marco legal que penaliza este tipo de prácticas, así como brindar mayor protección a los niños y las niñas que se encuentran más vulnerables al reclutamiento de las maras.

Revisa el informe completo aquí.