¿Qué es el trabajo infantil?

El trabajo infantil es una subcategoría de la actividad económica, que incluye:

  • Los niños, niñas y adolescentes ocupados en la producción económica que no han alcanzado la edad mínima de admisión al empleo establecida en la legislación nacional de cada país en concordancia con la normativa internacional

  • Aquellos niños, niñas y adolescentes entre 5 y 17 años que realizan actividades peligrosas determinadas por la legislación nacional de cada país en concordancia con la normativa internacional. 

  • Aquellos niños, niñas y adolescentes entre 5 y 17 años que son víctimas de las peores formas de trabajo infantil,  entre las cuales se incluyen la esclavitud, la trata de personas menores de edad, la servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso como el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, la explotación sexual comercial y pornografía y el uso de personas menores de edad para cometer delitos.

¿Por qué es necesario prevenir y erradicar el trabajo infantil?

Porque:

  • Profundiza la inequidad social, privando a niños, niñas y adolescentes de la educación y capacitación indispensables para su propio desarrollo y el progreso de su familia y comunidad.

  • Agudiza las vulnerabilidades económicas y sociales de las familias de bajos recursos.

  • La discriminación de la que son objeto las niñas, las hace especialmente vulnerables a la explotación, los malos tratos y la privación de sus derechos.

  • Significa materializar los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes de América Latina y el Caribe que están consagrados en la Convención de los Derechos del Niño.

  • Es una forma de lograr los Objetivos de Desarrollo de Desarrollo Sostenible. 

  • La construcción de una ciudadanía global inicia desde la primera infancia (0 – 8 años), en un contexto de equidad e igualdad de oportunidades y respetando sus derechos.