Día Internacional de las Familias

Las situaciones de emergencia, como la actual generada por la pandemia del COVID-19, refuerzan las condiciones de fragilidad, provocan pérdida de productividad económica, agudizan la desigualdad y la pobreza y disminuyen las posibilidades de alcanzar el desarrollo sostenible, impactando de manera desmedida en las familias pobres y, en particular, en sus niños, niñas y adolescentes, quienes pueden encontrar en el mercado laboral una estrategia de supervivencia a corto plazo.

A ello se suma la invisibilizada vulnerabilidad de las niñas y las adolescentes, que tienden a asumir en mayor medida tareas domésticas y de cuidados en el propio hogar, lo cual podría poner en riesgo la continuidad de sus estudios, sobre todo en tiempos de educación a distancia.

Ante esta coyuntura, el Día Internacional de las Familias hace un llamado a resaltar la necesidad imperante de proteger a las familias vulnerables, y a repensar la forma en que funcionan nuestras economías y sociedades para fomentar una mayor igualdad para todos y todas, empezando dentro de las familias.