Día de los Derechos Humanos

La crisis por la COVID-19 no solo ha expuesto más las situaciones de vulnerabilidad en la que se encuentran muchos grupos de personas, sino que también las ha endurecido. Ha aumentado la pobreza, las desigualdades estructurales, la discriminación y las deficiencias en los sistemas de protección de derechos. La recuperación plena y sostenida de la crisis nos demandará medidas potentes y eficaces orientadas a reducir las brechas y promover los derechos humanos.

La Declaración de los Derechos Humanos protege de manera especial a las personas de los grupos más vulnerables, como personas discapacitadas, migrantes, pueblos indígenas y, entre todos estos, a niños, niñas y adolescentes. Precisamente, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible han sido consensuados mundialmente para defender y asegurar el cumplimiento de los derechos humanos universales. 

Este 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos 2020, el mensaje enviado por las Naciones Unidas a los países en el contexto de la crisis sanitaria es que juntos y juntas trabajemos por una mejor reconstrucción, una que tenga como base los esfuerzos y defienda los derechos humanos para que todas y todos vivamos en un mundo más justo, resiliente, solidario y sostenible.

Para los países miembros de la Iniciativa Regional esto implica proteger los avances en materia de trabajo infantil y mantener especialmente en el centro de las acciones de recuperación de la crisis a quienes son víctimas de esta realidad o están en riesgo. 

Según la OIT, en periodos de crisis, los niños y las niñas suelen pasar desapercibidos, su bienestar es opacado por otras prioridades y muchas veces sus derechos se ven amenazados, como cuando se incorporan de manera precoz al mercado de trabajo y, además, en actividades peligrosas.

Acciones transformadoras en este tema requieren del compromiso y la voluntad de gobiernos, organizaciones de empleadores y de trabajadores, así como de la acción de la sociedad civil coordinada. Mediante la acción conjunta lograremos una mejor recuperación y la construcción de una región libre de trabajo infantil. 

Por ello, en el marco del Día de los Derechos Humanos, se hace un llamado a restablecer los derechos de niños, niñas y adolescentes que trabajan y los de sus familias, priorizando el acceso y permanencia exitosa en el sistema educativo, el acceso a servicios de salud, el retiro del trabajo infantil -especialmente de las peores formas- y generando condiciones de trabajo decente para madres y padres de familia.