• Increase
  • Decrease
  • Normal

Current Size: 100%

Lanzamiento regional de Año Internacional para la Eliminación del trabajo Infantil convocó a Presidentes, representantes tripartitos y de la sociedad civil. Más de 10 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en América Latina y el Caribe, y la situación empeora a causa de la COVID-19.

OIT: En 2021 hay que “pisar el acelerador” contra el trabajo infantil en América Latina y el Caribe

Lima - El lanzamiento del Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil en América Latina y el Caribe, que permitió a la OIT convocar hoy a Presidentes, gobiernos, empleadores, trabajadores, sociedad civil y personalidades de la región, evidenció que existe consenso en torno a la necesidad de redoblar esfuerzos para evitar que la crisis de la COVID-19 se traduzca en un retroceso en los avances logrados.

“Este Año Internacional no se trata de hablar, se trata de hacer”, destacó el Director General de la OIT, Guy Ryder, en su mensaje a este encuentro regional. “Pedimos a todos que se comprometan para que tengamos mayores posibilidades de lograr nuestra ambiciosa meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): eliminar el trabajo infantil para 2025”.

El lanzamiento este miércoles incluyó mensajes de los presidentes Iván Duque de Colombia, Alejandro Giammattei de Guatemala y Francisco Sagasti de Perú, así como del vicepresidente de Costa Rica, Marvin Rodríguez y del Ministro de Trabajo y Seguridad Social de Jamaica, Karl Samuda.

El evento de alto nivel además incluyó intervenciones de Kailash Satyarthi, Premio Nobel de la Paz; Sofía Mauricio, ex trabajadora doméstica infantil y activista peruana; Alberto Echavarría, representante de la Organización Internacional de Empleadores (OIE); Cícero Pereira da Silva, de la Confederación Sindical de las Américas (CSA); Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL y Youssouf Abdel-Jelil, Director Regional Adjunto de UNICEF para América Latina y el Caribe.

La OIT ha informado que en los últimos 25 años América Latina y el Caribe logró importantes avances pues 9,5 millones de niños, niñas y adolescentes dejaron de trabajar, especialmente en actividades peligrosas. Sin embargo, antes de la pandemia aún había 10,5 millones en trabajo infantil.

La situación puede empeorar debido a la crisis generada por la COVID-19. Guy Ryder destacó que “el aumento de la pobreza y la caída de los ingresos familiares, el cierre de las escuelas, y el aumento de las vulnerabilidades, son factores que pueden contribuir a incrementar el trabajo infantil”.

De acuerdo con estimaciones de OIT y CEPAL difundidas en junio de 2020, hasta 300.000 niños y niñas podrían regresar a situación de trabajo infantil debido al impacto de la crisis.

“En vista del recrudecimiento de la emergencia sanitaria, la prolongación de medidas especiales de confinamiento y distanciamiento, y la persistencia de la crisis en estos últimos meses, esa situación está empeorando”, dijo el Director de OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro, al iniciar el acto.

En este momento hay que “pisar el acelerador” en la lucha contra el trabajo infantil, para continuar avanzando y enfrentar una crisis que “podría hacernos retroceder en un año el equivalente a una década de avances”, añadió Pinheiro.

El presidente de Colombia, Iván Duque, destacó que el compromiso es impedir y seguir disminuyendo el trabajo Infantil en la sociedad, en un mensaje en video junto a la primera dama Juliana Ruiz. Destacó la necesidad de redoblar esfuerzos y alertó que “esto es vital ahora que enfrentamos los desafíos de la COVID-19”.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, destacó por su parte el compromiso político "al más alto nivel" con la prevención y erradicación del trabajo infantil en todas sus formas en el lanzamiento del Año Internacional.  "Nos sumamos a esta iniciativa mundial para fortalecer los esfuerzos para combatir este flagelo”.

Francisco Sagasti, Presidente de Perú, vinculó la persistencia del trabajo infantil, un problema y una tragedia que aqueja al mundo entero, a “la desigualdad endémica en nuestra región”, y reiteró el compromiso de su país con la aplicación de estrategias para enfrentar este problema.

Los tres mandatarios destacaron la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantil, una plataforma tripartita que desde su creación en 2014 se ha empeñado en buscar nuevas respuestas a los rostros emergentes del trabajo infantil, en la cual participan 30 países de la región, 7 organizaciones de empleadores y 7 organizaciones de trabajadores.

El Premio Nóbel de la Paz, Kailash Satyarthi, un luchador internacional contra el trabajo infantil quien se conectó al lanzamiento regional, recordó que “tenemos conocimiento sobre el problema, sabemos cuáles son las soluciones, tenemos tecnología” para enfrentar el problema, y consideró que el Año Internacional debe traducirse en avances concretos.

La idea de conmemorar el Año Internacional surgió en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil que se realizó en Buenos Aires en 2017. Dos años después, y gracias a un activo trabajo de la Cancillería argentina, durante la 73° Asamblea General de las Naciones Unidas, en julio de 2019, se logró que 78 países apoyasen la Resolución para declarar 2021 como el Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil.

La OIT destacó en la conmemoración a nivel regional que será necesario apostar por acciones conjuntas cada vez más eficaces, basadas en el diálogo social y reuniendo a todos los actores públicos y privados que tienen parte de la respuesta a la persistencia del trabajo infantil.

Durante el lanzamiento, la intervención de la activista peruana y ex trabajadora infantil Sofía Mauricio fue particularmente emotiva. “A los 12 años me convertí en una niña niñera… Mi historia no es solo mía. En los movimientos de lucha contra el trabajo infantil doméstico vi que se repite en millones de niñas y niños”.

“Hago un llamado a los gobiernos para establecer políticas de erradicación y prevención del trabajo infantil, que garanticen la protección de personas vulnerables y aseguren una educación de calidad”, agregó.

Pinheiro destacó ante la numerosa audiencia congregada para este lanzamiento en plataformas virtuales que “estamos frente a un problema multicausal que requiere respuestas de índole económico, social, político y también cultural, para transformar patrones que perpetúan visiones y percepciones de la infancia y la adolescencia que limitan su potencial y su capacidad de proyectarse”.

“Conocemos el problema, sabemos lo que funciona para resolverlo. Es tiempo de actuar decididamente, con políticas y presupuestos suficientes para preservar lo que hemos logrado y en vez de retroceder, seguir adelante en el objetivo de eliminar el trabajo infantil”.

“Frente a este problema la indiferencia es una forma de complicidad”, dijo Pinheiro al concluir el lanzamiento del Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil en América Latina y el Caribe.

Nota: si desea escuchar todas las intervenciones de este acto de lanzamiento, puede consultar la grabación en video disponible aquí.

Añadir nuevo comentario