• Increase
  • Decrease
  • Normal

Current Size: 100%

Entendiendo el trabajo infantil y el empleo juvenil en Honduras

 

Desarrollado por el programa "Entendiendo el Trabajo Infantil”, iniciativa interagencial de investigación integrada por la Organización Internacional del Trabajo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y el Banco Mundial, este informe tiene como objetivo proporcionar una base común de acción para el abordaje del trabajo infantil y del empleo juvenil a través de cuatro objetivos interrelacionados:

  • Mejorar la base de información sobre el trabajo infantil y el empleo juvenil con el fin de fundamentar y orientar las respuestas políticas y programáticas;

  • Promover el diálogo sobre políticas en materia de trabajo infantil y trabajo decente y productivo para los adolescentes y jóvenes;

  • Analizar la relación entre el abandono escolar prematuro, el trabajo infantil y la situación futura en el mercado laboral; y

  • Fortalecer la capacidad nacional para la recopilación periódica y el análisis de datos relativos al trabajo infantil y al empleo juvenil.

Guiado por los resultados en la escolaridad, la ocupación en actividades productivas y la situación en el mercado laboral, el documento considera los determinantes tanto sociales como económicos de las problemáticas vinculadas al trabajo infantil y al empleo juvenil en Honduras, utilizando como principal fuente de información la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples (EPHPM) de 2013.

Algunos hallazgos:

  • La mayor parte de los niños, niñas y adolescentes que trabajan se ubican en el sector agricultura (67%). Preocupa este hecho por ser uno de los sectores más peligrosos –junto con la construcción y la minería– para trabajadores de todas las edades por los accidentes y las muertes relacionadas con el trabajo y enfermedades profesionales. El comercio es la segunda rama de actividad con más trabajo infantil (14%), seguido por la industria manufacturera (11%) y los servicios (7%). 

  • La cantidad de horas trabajadas dan una idea de las posibles consecuencias sobre la salud y la educación. Los niños, niñas y adolescentes de 5-13 años que trabajan lo hacen en promedio alrededor de 24 horas semanales. La jornada laboral aumenta con la edad, alcanzando un promedio de 26 horas por semana a los 13 años. Además, cabe resaltar que muchos de ellos realizan tareas en sus propios hogares durante una cantidad significativa de horas semanales. Con esto, el tiempo total dedicado al trabajo aumenta de manera notable, limitando sus derechos a la educación, recreación y descanso adecuado. 

  • A propósito de la situación en el empleo, una gran mayoría trabaja sin remuneración (86%) o por cuenta propia (4%). Solo uno de cada diez niños, niñas y adolescentes que trabajan lo hace de forma remunerada.

Superar los desafíos que presentan el trabajo infantil y el empleo juvenil es de importancia crítica para que Honduras alcance sus objetivos de desarrollo. La mayor parte de los adolescentes y jóvenes ocupados con edad para trabajar se hallan atrapados en empleos informales con pocas perspectivas para el desarrollo profesional y para superar la pobreza y las situaciones de explotación. Los efectos del trabajo infantil y del empleo juvenil precario se encuentran bien documentados: ambos pueden conducir a la vulnerabilidad, marginalización y privación social, y pueden dañar permanentemente los patrones de empleo e ingresos futuros.

El informe destaca que el trabajo infantil y los problemas del empleo juvenil son dos caras de un mismo proceso que requiere una respuesta de política global e intersectorial. La evidencia de Honduras y otros lugares señala que los pilares de importancia particular como parte de una respuesta integrada son: educación básica, protección social, comunicación estratégica, movilización social y promoción (advocacy). Asimismo, es necesario mejorar la normativa sobre trabajo infantil como base para una respuesta política integrada.

Datos:

El programa ‘Entendiendo el Trabajo Infantil’ busca orientar y encaminar los esfuerzos hacia la eliminación del trabajo infantil y la promoción del trabajo decente en los jóvenes. El programa se guía por la Hoja de Ruta aprobada en la Conferencia Mundial sobre trabajo infantil de La Haya de 2010, que establece las prioridades de la comunidad internacional para combatir el trabajo infantil.
El presente informe es parte de una serie de estudios desarrollados a nivel mundial, que en el caso de América Latina y el Caribe, incluye a Costa Rica, Panamá, Honduras, República Dominicana y El Salvador. Si bien los informes de estos tres últimos países ya se encuentran disponibles, los otros aún están en proceso.

Para descargar el informe, ingrese a Entendiendo el trabajo infantil y el empleo juvenil en Honduras.

Archivos Relacionados: 

Añadir nuevo comentario