Por una región #SinTrabajoInfantil: en ruta hacia 2025

15 de diciembre de 2021

Año internacional

América Latina y el Caribe

Avances y desafíos en la eliminación del trabajo infantil en América Latina y el Caribe.

Como parte de la conmemoración del Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil 2021, gobiernos, organizaciones de empleadores y de trabajadores, sociedad civil y comunidad en general, se unieron este miércoles 15 de diciembre para alzar su voz por los 8,2 millones de niños, niñas y adolescentes que trabajan en América Latina y el Caribe.

El evento inició con los testimonios de Noemí Rosales, miembro de la Asociación Civil Crecer Juntos (Argentina), y de Henry Pilco, promotor comunitario en el programa de trabajo infantil del Centro de Desarrollo y Autogestión – DYA (Ecuador). Henry y Noemí son dos jóvenes que trabajaron durante su niñez y que hoy están comprometidos, en su día a día, con la prevención y eliminación del trabajo infantil desde las organizaciones de las que son parte. Durante sus intervenciones compartieron los desafíos a los que se enfrentaron, los riesgos diferenciados que existen para niños y niñas en situación de trabajo infantil, así como las oportunidades que encontraron en el camino para que ahora sean jóvenes referentes, comprometidos con la prevención del trabajo infantil.

El encuentro contó también con la participación del Director Regional de la Oficina de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro, quien destacó que la reducción de los ingresos familiares y el cierre de las escuelas a causa de la COVID-19, son un incentivo perverso para que niños y niñas ingresen prematuramente en el mercado de trabajo. En ese marco, enfatizó que debemos priorizar las cuestiones educativas y agregó que “esta emergencia debe sumarse al esfuerzo de políticas distributivas, políticas de formalización del empleo, políticas que promuevan el trabajo decente para las familias y que estén asociadas a la protección social y políticas relacionadas con infraestructura educacional”.

Durante el evento, se compartieron también acciones implementadas a lo largo de 2021, en materia de prevención y eliminación del trabajo infantil, por los gobiernos y las organizaciones de empleadores y de trabajadores miembros de la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantil, una red regional de 30 países, basada en el diálogo social y alineada con la meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que llama a poner fin al trabajo infantil en todas sus formas en 2025.

RIESGOS EN LA RUTA HACIA 2025

De los millones de niños, niñas y adolescentes que trabajan en América Latina y el Caribe, miles se han visto obligados a abandonar sus comunidades de origen en búsqueda de oportunidades laborales, mejora de ingresos, reunificación familiar o para huir de la violencia. Durante las diferentes etapas de la migración están expuestos a ser víctimas de las peores formas de trabajo infantil, como la trata de personas o la explotación sexual comercial.

A pesar de que en los últimos años se ha producido mayor información al respecto, este vínculo es aún poco visibilizado en las agendas mediáticas y políticas. Por ello, el encuentro contó con un bloque temático sobre migración y trabajo infantil, en el que participaron María Olave, Coordinadora Subregional de Migración Laboral y Movilidad Humana en la Oficina de la OIT para los Países Andinos, y Javier Sancho Más, periodista y representante del medio Otras Miradas; quien ha desarrollado recientemente un especial periodístico sobre el trabajo infantil, la trata de personas y la migración.

En su intervención, María Olave señaló que “los tipos de desplazamientos que caracterizan a la región son masivos, repentinos e incluso forzados, debido a crisis económicas, políticas, medioambientales y, en suma, a la ausencia de oportunidades. En ese sentido, este tipo de migración abre las puertas a distintas modalidades y riesgos de trabajo infantil, precisamente por los factores que la caracterizan, como la falta de acceso a protección social y a empleos seguros y de calidad para estas familias”. Al respecto, destacó la utilidad de herramientas como el Modelo de Identificación del Riesgo de Trabajo Infantil (MIRTI), que muestra cómo factores, como un trabajo informal, inseguro e inestable del jefe o de la jefa de hogar, genera más probabilidades de trabajo infantil en los territorios.

Por su parte, Javier Sancho hizo un llamado a visibilizar esta realidad con mayor cercanía a niños, niñas y adolescentes vulnerables. Sostuvo que a los medios de comunicación les corresponde contar las historias detrás de los datos, seguir informando sobre el vínculo entre la migración y el trabajo infantil desde donde lo viven niños, niñas y adolescentes, que es en las calles.

V CONFERENCIA MUNDIAL SOBRE TRABAJO INFANTIL (SUDÁFRICA, 2022)

El próximo destino global en materia de prevención y eliminación del trabajo infantil está previsto a realizarse en mayo de 2022, en Sudáfrica.

Ana López, Coordinadora de la Secretaría Técnica de la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantil, manifestó que la V Conferencia Mundial dará continuidad a los avances de 2021 y permitirá mantener el tema en la agenda política de la recuperación de la pandemia para reforzar nuestra respuesta. En ese marco, hizo un llamado urgente para seguir transformando nuestros compromisos en acciones innovadoras y eficaces que permitan a América Latina y el Caribe salir de esta crisis con sociedades más justas y resilientes.

Todavía no hay comentarios.

Comentarios