Día Mundial de Información sobre el Desarrollo

La realidad de los países de América Latina y el Caribe está cambiando producto de la crisis económica y social a causa de la COVID-19. En estos tiempos de incertidumbre, es clave para la región contar con evidencia que ayude a tomar decisiones políticas más efectivas y eficientes para las poblaciones más vulnerables y afectadas.

En este contexto, el uso y aprovechamiento creativo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) tiene un valor diferencial para conocer mejor el impacto de la pandemia en los diferentes ámbitos del desarrollo humano y social, y para tomar decisiones basadas en evidencia, ajustadas a la realidad de los grupos en mayor desventaja, como el de niños, niñas y adolescentes.

La Iniciativa Regional, a través de su enfoque integral, priorizó ocho factores para abordar la realidad del trabajo infantil; uno de ellos son las Tecnologías de la Información y la Comunicación, que, a su vez, ayudan a mejorar el abordaje de los otros siete factores: agricultura, cadenas de valor, descentralización, educación, empleo juvenil, migración, y poblaciones indígenas y afrodescendientes.

Las TIC ayudan a producir y procesar datos, organizar y analizar información de manera costo-eficiente, ubicar territorios e identificar personas vulnerables, hacer seguimiento y evaluar acciones, etc. De esta manera, pueden mejorar y hacer más efectivas las respuestas para reducir brechas en educación, economía, salud, trabajo, entre otras. 

En el Día Mundial de Información sobre el Desarrollo, las Naciones Unidas nos invita a lograr un mejor conocimiento de los problemas del desarrollo y tomar conciencia de cómo las tecnologías de la información y la comunicación pueden contribuir a ello de manera sostenible.